fuera (y dentro)

ciego, aún por el exceso de luz,
impasible, inmóvil,
quieto y nervioso.
asisto a esa escena tan común.
con miedo, rasco las paredes de esta burbuja,
tan gruesa como mi voluntad,
tan frágil como mi vergüenza,
tan molesta como mis lastres.
Ajenamente seguro,
pensando en vivir,
viviendo sin querer pensar,
viviendo
golpeo las paredes,
de lo que ya no quiero,
y que me vuelve mudo,
ahora que ya me puedo escuchar,
ahora que necesito gritar…
Fuera,
en esa habitación tan amplia,
reconozco, tirados en el suelo,
“pellizcos en el estómago” con más de veinticinco años,
conservados ahí,
debajo de la piel,
sin yo saberlo,
y me “pellizcan” otra vez,
me cuestionan,
me liberan,
me perdonan,
me devuelven.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: